Carnaval auriverde

Publicado en Revista | Martes 16, de Julio de 2019 | Actualizado el Martes, 16 de Julio de 2019
Carnaval auriverde
Integrantes parche “San Alonso” en la tribuna del estadio Alfonso López. Foto: Michelle Acosta Foto
Carnaval auriverde
Integrantes de la banda Fortaleza Leoparda Sur durante un ensayo general. Foto: María José Echeverry. Foto

El leopardo ruge con sabor y armonía

Bucaramanga al ritmo del carnaval auriverde

Cerca de 40 jóvenes conforman la banda del leopardo que por 21 años ha alentado al equipo de la ciudad y se ha convertido en un referente artístico y musical para Santander.

Para la hinchada auriverde, acompañar al equipo Leopardo desde hace 21 años en cada enfrentamiento es sinónimo de fiesta y aguante. El barrio San Alonso, dos horas antes, se vuelve protagonista de este carnaval futbolero, los hinchas se toman la entrada del estadio Alfonso López, con murgas y frases de aliento, festejan lo que comúnmente llaman La Previa al son de la banda de La Fortaleza Leoparda Sur.

La banda surgió en la ciudad de Bucaramanga bajo la influencia de ritmos folclóricos latinoamericanos como las murgas, el candombe, las batucadas y las cumbias argentinas, los cuales fueron el referente que los fundadores de La Fortaleza tuvieron para dar inicio a una producción musical, que no solo marcaría la identidad bumanguesa, sino también a otras hinchadas en Colombia, lo que les otorgó el nombre de La Banda de las Kumbias.

Nace una pasión

La historia de resistencia de la hinchada leoparda inicia con el parche “Los Capuletos” hace 15 años, cuando un grupo de amigos, movidos por la pasión y el amor hacia su equipo, deciden unirse al ritmo de los bombos y arengas en la tribuna sur del estadio. “Un amigo me llama y me dice: mire Richi aquí hay una vaina para trabajar con los pelaos, ¿le interesa? Y yo dije sí, vamos a mirar qué es”, dijo Ricardo “Richi” Oviedo, quien es un músico santandereano y uno de los fundadores de La Fortaleza Leoparda Sur. Así fue como se le dio forma a la producción musical de la banda, contando con el apoyo de los jóvenes y de la Alcaldía de Bucaramanga, la cual, a través de un programa para disminuir la violencia en las tribunas, propuso suministrar a la barra algunos instrumentos.

Esta iniciativa llamó la atención de casi 100 jóvenes del Área Metropolitana de Bucaramanga, quienes bajo un mismo propósito, alentar al Atlético Bucaramanga, acudieron al llamado de las cumbias urbanas. “En noviembre del 2012 empezamos primero sin instrumentos, solo gramática musical para ver quién era capaz de aguantar el rigor”, señaló Richi. Luego con el aporte de la alcaldía, dieron paso a las trompetas, trombones, redoblantes y bombos y así trabajaron por dos años. Richi les enseñó a los chicos la importancia de la música en el estadio, la sensación y sentimiento que le da al jugador y así lograron ir más allá de la locura y la fiesta.

Durante los años siguientes de este proceso siempre hubo un obstáculo latente: la forma de vida de los muchachos, debido a que ellos son el reflejo de las problemáticas de la sociedad, son los chicos que nadie quiere, los que rechazan en los colegios y hogares, y buscan refugio en la barra. A lo largo de los ocho años han enterrado a más de veinte miembros de la banda, ya sea por la drogadicción o violencia.

Con ánimos de establecer una estructura dentro de La Fortaleza y eliminar la desorganización que no les permitía desarrollarse de forma óptima, los integrantes, desde años atrás, tomaron la decisión de crear comités centrales que manejan los ejes de la barra, como lo son las líneas de seguridad, de derechos humanos, comunicación y la parte musical, este último encargado de direccionar a los integrantes que componen la banda, esto con el fin de generar un vínculo con el gobierno.

La iniciativa de crear espacios de participación dentro de la barra ayudó a aquellos que no tenían una habilidad con los instrumentos. Jorge Sebastián Torres “El champi”, es uno de los jóvenes que hace parte de esta propuesta, es líder de las líneas que hay en el comité de la barra central de La Fortaleza Leoparda Sur, donde mediante el liderazgo y compromiso ha podido aportar en la construcción de la organización de la banda.

Una nueva forma de hacer música

La Ley 1270 de 2009 que regula el fútbol, bajo el Decreto 1007, que de alguna manera les da solución a los problemas en las tribunas, permitió consolidar la banda del leopardo y abrir paso a su producción musical. A las letras de aliento de la barra se les adapta una melodía conocida, después se lleva a los instrumentos, primero percusión y luego a los de aire, en los que se trabajan las bases rítmicas con cumbias, murgas argentinas, zamba, reggae, timbala brasilera y el candombe uruguayo. Las letras “nacen del loco que se las imagine” como lo dijo Richi. Los diferentes compositores con los que cuenta la banda, muestran sus producciones y tal como funciona en la industria musical, se elige la canción que más pega según la opinión del resto de los integrantes.

Cuando las canciones están construidas y son practicadas, la banda hace un ensayo general un día antes del partido. En la previa hay arengas específicas y a la hora del encuentro futbolístico, este se lee y según como transcurra, los cánticos van saliendo. Si el Atlético Bucaramanga va perdiendo, se presiona con las canciones, pero si van empatados, los ritmos se moderan. Si se va ganando en el primer tiempo, todavía se maneja presión, pero si es en el segundo, se pasa a los cánticos de carnaval.

Los `pelaos´

Cuando Richi hizo la convocatoria para los jóvenes que quisieran hacer parte de la murga, vinieron de todos lados: vagos, metaleros, punks, `galas´, `ñeros´, estudiantes y expresidiarios. La audición consistía en saber de ritmos básicos. Los `pelaos´ le mostraron a Richi qué tanto sabían de rítmica, claves musicales y qué habilidad tenían con algún instrumento. La mayoría de ellos tenían poco conocimiento al respecto y los instrumentos para practicar eran pocos, así que con los seleccionados se tuvo que comenzar desde cero.

Una de las estudiantes que se presentó fue Erika García, quien a raíz de este llamado, se acercó a Richi con la intención de aprender a tocar y ser integrante de la murga. “Yo al principio quería tocar el redoblante, la percusión, porque eso es lo que más se ve en la banda y en el estadio, pero yo no tenía plata para comprar las baquetas, sin embargo, había unas trompetas ahí, entonces yo dije pues bueno, vamos a darle a ver qué sale y me salió”, dijo.

Aunque el amor por el equipo y la pasión por crear la música fueron la motivación desde un principio, el estigma que había en la barra frente a la participación de la mujer era muy grande, debido a que en la historia de la murga un reducido número de mujeres se habían integrado o duraban poco por la falta de confianza que los hombres tenían hacía ellas y este fue el motivo que llevó a Erika García a dudar y desistir sobre su participación, pero con el tiempo ella encontró el apoyo en unas amigas que también querían entrar y juntas decidieron luchar por su lugar en la banda.

Permanecer en la Fortaleza es un proceso arduo, cada joven debe demostrar su compromiso, continuar su formación y cumplir con sus responsabilidades, ya sea en la música o en el liderazgo. “Esto es un estilo de vida, que se lleva día a día, de lunes a domingo, donde hay que viajar y cumplir con las obligaciones; es de mucho compromiso, más que todo”, señaló Jorge Sebastián Torres “El champi”.

Producción musical

Más que tocar en el estadio, la banda ha logrado llegar a otros escenarios como las ferias de Bucaramanga, el bar Municipal de la ciudad, la celebración de la santandereanidad, el icónico desfile de matachines de Floridablanca, el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, entre otros.

Dentro de estas nuevas oportunidades y proyectos, en el 2010 se marcó un antes y después en la banda, debido a la creación del primer disco de La Fortaleza, “Nicolas, un amigo, me llamó e hicimos el disco, pero no fue con la murga sino con músicos”, dice Richi. Aunque este no contó con la participación de la banda, de igual forma generó en cada integrante la intensión de involucrarse y construir un nuevo proyecto discográfico en donde fueran protagonistas, por tal motivo en este año estarán recopilando los 20 mejores cánticos para crear un disco en homenaje a la trayectoria de la banda.

En octubre del 2018, un importante proyecto permitió que los jóvenes participaran a nivel internacional gracias al director Andrés Torres, quien se contactó con la banda para que hicieran el acompañamiento musical de un documental enfocado en los barristas del leopardo. Esta producción audiovisual, llamada La Fortaleza, estuvo en la selección oficial de la edición número 59 del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, al cual Richi y La Banda de las Kumbias pudieron asistir y entonar cánticos para la heroica.

A pesar de que la banda haya tenido estigmas y problemas con las autoridades, donde se han visto perjudicados, también han tenido momentos de felicidad dignos de un carnaval, como lo fue el ascenso del Atlético Bucaramanga en el 2015 y las oportunidades que la murga le ha brindado a sus integrantes, como lo es la posibilidad de incursionar en la industria musical o la participación con diferentes organismos estatales, empresas, fundaciones, instituciones educativas y grupos artísticos de la ciudad.

Por ahora en las calles del barrio San Alonso el bombo seguirá retumbando todos los domingos y en el estadio Alfonso López la hinchada cantará al equipo de los amores para que consiga la estrella soñada y como dice Richi “La Fortaleza Leoparda Sur es tratar de apropiarse de identidades y rescatar las de nosotros, es que la gente entienda de alguna manera que el AB no es solo un equipo sino un símbolo de identidad y que estos chicos lo quieren como tal”.

  • Logo-UPB-horizontal
  • estacionv-logo
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592