Salud mental

Publicado en Revista | Jueves 18, de Julio de 2019 | Actualizado el Domingo, 29 de Noviembre de -0001
Salud mental
En lo que va de 2018 (y a la fecha de redacción), Bucaramanga ha registrado 144 casos de intoxicaciones. Foto: María Alejandra Acela. Foto
Salud mental
El Observatorio Digital Municipal de Bucaramanga, registra en la Semana Epidemiológica # 9 de 2019, 13 casos de intoxicaciones por sustancias psicoativas. Foto: María Alejandra Acela. Foto
Salud mental
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas ha sufrido alguna clase de trastorno mental o neurológico en algún momento de su vida. Foto: Wilson Serrano. Foto
Salud mental
De acuerdo con el Plan Obligatorio de Salud, POS el paciente puede acceder a hasta 30 sesiones de psicoterapia individual, terapias grupales, familiares y de pareja durante el año calendario. Foto: María Alejandra Acela. Foto
Salud mental
Fuente: Cálculos del Observatorio de Salud Pública de Santander Foto
Salud mental
Fuente: Basado en el Informe de Gestión de Bucaramanga publicado en 2017. Foto

945 millones 751 mil pesos es la inversión que el municipio estableció para la salud mental en en el 2019

Los quebrantos de la salud mental en Bucaramanga

La capital santandereana tiene buenas intenciones para contrarrestar el problema de salud mental que la aqueja, sin embargo, no existe la inversión ni la cultura necesaria para mejorar este escenario. A continuación, podrá leer una ‘radiografía’ sobre la situación de la salud mental en Bucaramanga.

El 21 de enero de 2013 el Congreso de Colombia expidió la Ley 1616 que pretende “garantizar el ejercicio pleno del Derecho a la Salud Mental a la población colombiana, priorizando a los niños, las niñas y adolescentes, mediante la promoción de la salud y la prevención del trastorno mental”.

el trastorno mental”. Esta Ley de Salud Mental responsabiliza al Estado del adelanto de una política de previsión, rehabilitación e integración social para los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos a quienes se deben presentar atención especializada requerida, pero la mayoría de los servicios tienen una deficiencia de salud integral, a causa de que las alteraciones mentales que no están consideradas en el Plan Obligatorio de Salud subsidiado (POS), generando un negativo impacto social, económico y político en la sociedad, favoreciendo, sólo a la medicina prepagada de seguros quienes no consideran este tipo de atención por los altos costos de los tratamientos a mediano y largo plazo.

En el área metropolitana de Bucaramanga en lo que va corrido del 2019 se han registrado 1.094 casos de salud mental que se relacionan con violencia de género según develó el Observatorio Digital Municipal. El Plan Decenal de Salud 2012- 2021 establece una normatividad y lineamientos específicos para promover la salud mental, el autocuidado y la sana convivencia social, y la prevención de trastornos mentales que puedan generar violencia.

Entre las primeras causas de atención están el trastorno mixto de ansiedad y depresión, el cual puede causar estados de ánimo depresivos acompañados de angustia, dificultad para concentrarse y preocupación excesiva; también, el trastorno de ansiedad no especificado, padecimiento que no cumple los criterios exactos de la ansiedad, pero significan una molestia perjudicial para el paciente, entre otros casos de depresión y perturbación de la actividad y la atención.

Las principales causas de atención por salud mental en Bucaramanga son el trastorno mixto de ansiedad y depresión, y el trastorno de ansiedad no especificado, entre otros casos de depresión y perturbación de la actividad y la atención.

Desde otra perspectiva, la Dimensión de Convivencia Social y Salud Mental de la Alcaldía de Bucaramanga estudia y realiza programas encaminados a tratar eventos relacionados con violencia intrafamiliar, uso de sustancias psicoactivas, uso patológico de los videojuegos, intentos de suicidio y suicidios consumados.

La Clínica San Pablo, el Hospital Universitario de Santander, REMY I.P.S., el Instituto del Sistema Nervioso del Oriente-Clínica Isnor y el Hospital Psiquiátrico San Camilo hacen parte de las instituciones aptas para atender casos de salud mental, siendo San Camilo el único hospital público especializado en esta área en todo el departamento de Santander. Sin embargo, todas las instituciones de salud en su área de Urgencias deben estar capacitadas para brindar la atención primaria en situaciones de trastornos en la salud mental.

Buenas intenciones, poco presupuesto

La Alcaldía de Bucaramanga y el Instituto de Salud de Bucaramanga (E.S.E. Isabu) mantienen un contrato interadministrativo con el fin de dar cumplimiento al Plan de Intervenciones Colectivas (PIC); las actividades de este plan son ejecutadas anualmente por el Isabu y presupuestado por la Secretaría de Salud Municipal.

Para el 2019 la administración local de Bucaramanga estableció para la salud un presupuesto de al rededor de los 195.934 millones de pesos de los cuales 945 millones 751 mil pesos están siendo destinados para el trabajo de convivencia y salud mental.

Entre las siete estrategias envuelven 48 actividades con distintos grupos sociales, las cuales priorizan temas como uso de sustancias psicoactivas (SPA), Educomunicación como prevención del suicidio, bullying, trastornos alimenticios, violencia de género, alcoholismo y jugadores patológicos. Este tipo de intervenciones involucran a padres de familia, niños, adolescentes y jóvenes0; redes y grupos de apoyo, habitantes de calle, trabajadoras sexuales, consumidores de SPA, y empleados y administradores de locales de videojuegos.

Para Carmen Rosa Acevedo, coordinadora de la Oficina de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Bucaramanga, el presupuesto no es suficiente para poder desarrollar los programas correspondientes a esta dimensión, y opina que “[la inversión y presupuesto de salud mental] depende del alcalde de turno”.

Desde la Coordinación de Salud Mental del Isabu, Anggy Cuadros -psicóloga especialista en clínicaafirmó que “la salud mental es un problema de la salud pública, y es una problemática difícil de tratar que requiere de mucho trabajo, de mucho seguimiento y compromiso”. Aun así, con los recursos dispuestos, Bucaramanga saca adelante iniciativas de promoción y prevención (PyP) de la salud mental, las cuales se enfocan principalmente en los estratos 1 y 2 pues, según Acevedo, “el servicio del Estado es para las poblaciones vulnerables y la prioridad es para la población que tiene Sisbén”. Las campañas específicas de divulgación invitan a los ciudadanos a que, ante cualquier situación de vulnerabilidad emocional, se dirijan a su EPS correspondiente, la cual los remitirá a la IPS con la que tengan contrato para este tipo de servicios especializados.

Por su parte, Cuadros detalló que, al recibir un paciente con aparente trastorno mental, se procede a estabilizarlo, hospitalizarlo y finalmente remitirlo a la entidad psiquiátrica pertinente, de acuerdo con el convenio del ciudadano. Al ser el Isabu una institución de atención primaria, Cuadros reconoció que “hace falta más seguimiento, más entidades, más manos que pudieran trabajar esta problemática que es la salud mental”.

De hecho, la última Encuesta Nacional de Salud Mental, realizada en el año 2015, prioriza en sus conclusiones el aumento de la oportunidad, continuidad y calidad de la atención en Salud Mental. A la capital santandereana se le dificulta este proceso, porque “el tema presupuestal es una falencia gravísima, afecta directamente el número y el tipo de profesionales a contratar”, comentó Acevedo, y concluye que “somos el patio trasero de la Secretaría de Salud”.

Suicidio, la ‘puerta abierta’ de Bucaramanga

El número de suicidios es una cifra alarmante en Bucaramanga y es una muestra de las consecuencias de los trastornos mentales. En el 2018 se registraron más de 60 casos de suicidios en Bucaramanga y su área metropolitana, de los cuales el 40 pociento corresponde a ahorcamientos y el 20 porciento a envenenamiento y 340 intentos de suicidio, una cifra superior a la del 2017 año en el que se registraron 26 casos consumados y 265 intentos de suicidio registrados, según el Boletín Estadístico de Medicina Legal.

Estas cifras dan a entender que este tipo de eventos no dependen del régimen de salud al que pertenezcan ni del estrato socioeconómico. La estabilidad mental del ser humano es ajena a estos factores, lo que puede poner en duda la población a la que se dirige la Alcaldía con sus acciones de Promoción y Prevención. Esta coyuntura refleja que nadie está exento de padecer en asuntos de salud mental.

Silvia Juliana Orejarena Serrano, médica especialista en psiquiatría de niños y adolescentes de la Universidad París V Descartes de Francia, aseguró que “no hay líneas de atención en salud mental de urgencias, no hay una estructura fuerte que señale, ni hay educación en la población general para manejar casos suicidas”. Además, resaltó el estigma que tiene la ciudadanía a asistir a consulta con el psiquiatra o la medicación psiquiátrica, como por ejemplo “pacientes que fueron incluso diagnosticados y que no quisieron aceptar el tratamiento o no fueron al psiquiatra por miedo a ir, cuando se puede hacer cosas mucho más fáciles y eficaces en ese momento”.

A pesar de esta coyuntura local, y a diferencia de ciudades como Bogotá con su “Línea 106” y Medellín con la “Línea Amiga”, en Bucaramanga no existe una línea telefónica de apoyo que brinde un acompañamiento en situaciones de depresión, estrés, ansiedad y demás afectaciones psicológicas o psiquiátricas.

Se le preguntó a Carmen Rosa Acevedo, la Coordinadora de la Oficina de la Secretaría de Salud Municipal de Bucaramanga el porqué la inexistencia de dicha línea a lo cual reconoció que hasta el momento la Secretaría no había considerado la posibilidad, alegando que “ellos siguen lo estipulado en el Plan de Desarrollo”, en el que no se tuvo en cuenta esta posibilidad. “Si no la tenemos ya, toca hasta el próximo Alcalde”, agregó Acevedo.

Orejarena, quien sostiene la importancia de atender los casos de salud mental a partir de sus primeros vestigios, no desconoce la relevancia de su aplicación en la ciudad y recalca lo bueno que sería que la persona tuviera ese espacio al cual acudir en caso de urgencia.

Cultura de la salud mental

Las patologías en salud mental tienen distintos orígenes y, para Nancy Lemos, psicóloga con Ph.D. en Psicología Clínica, estos problemas están relacionados de manera directa con la cultura mediática y las pautas de crianza. Además, agregó que estos padecimientos “son producidos por la desigualdad social y las falencias en las políticas públicas”.

Según el Plan Decenal de Salud “a 2021 el 100 porciento de municipios y departamentos del país desarrollan planes territoriales de reducción del consumo de sustancias psicoactivas conforme a los lineamientos y desarrollos técnicos definidos por el Ministerio de Salud y Protección Social”.

Otros factores producto de la cultura contemporánea son el ciberbullying, que consiste en matoneo vía Internet; el estilo de vida ‘influencer’ o ‘youtuber’, en el sentido de que son personas muy jóvenes manejando grandes cantidades de dinero y fama; tendencias provocadas por las redes sociales, como el reciente reto de la `Ballena Azul´ aspectos que han sido minimizados por las patologías tradicionales, pero que, según Lemos, impactan de igual forma a la población inmersa en la cultura mediática.

Dentro de las estrategias planteadas por el PIC aún no se observa rastro de esto, lo que para Lemos refleja aparente desequilibrio, ya que no se debe descuidar la atención a determinadas patologías por atender otras.

 

  • Logo-UPB-horizontal
  • estacionv-logo
  • logo-radio-catolica-metropolitana-horizontal

Acerca del sitio

Este sitio web pertenece a la Revista Plataforma - Pfm de la Universidad Pontificia Bolivariana - Seccional Bucaramanga

www.plataformaupb.com

Contáctenos

  •   Dirección: Autopista a Piedecuesta Km 7 | Universidad Pontifica Bolivariana - Seccional Bucaramanga
    Oficina K514
    Floridablanca, Santander (Colombia)
  •   E-mail::
  •   Teléfono: 57-7-6796220
    Extensión 592